show sidebar & content
Logo desplazados

El futbol que ens expulsa

27-07-21M.A. Fernández
Pikara Magazine

Hoquei, triatló, taekwondo, piragüisme, gimnàstica o waterpolo es converteixen, per unes hores, en esports molt seguits i aplaudits. Però a penes és un miratge. EEl futbol (practicat per homes, per descomptat) no desapareix dels informatius. Lee la versión en castellano de este artículo en (Pikara Magazine, 08-09-21).

mundo desplazados.orgEl futbol que ens expulsa
(Directa, 27-07-21)

El futbol que ens expulsa // El fútbol que nos expulsa

Aquests dies de Jocs Olímpics, les retransmissions esportives, els programes especials i els seguiments al minut de resultats ocupen hores i hores de programació informativa en ràdios i televisions, a més de pàgines en premsa escrita generalista i espai en les portades dels mitjans en línia. Sí, és estiu, i en època d’habitual escassetat informativa tradicional (com si no hi hagués temes dels quals es podria escriure) un esdeveniment com les Olimpíades és un alleujament per a les redaccions estiuenques.



Hoquei, triatló, taekwondo, piragüisme, gimnàstica o waterpolo es converteixen, per unes hores, en esports molt seguits i aplaudits. Però a penes és un miratge. Encara que l’olimpisme estigui en plena expansió, el futbol (practicat per homes, per descomptat) no desapareix dels informatius. És importantíssim saber l’última de rumors, de possibles fitxatges inventats per a omplir espai i de la foto que ha pujat a les xarxes socials no sé qui. El futbol sempre està, encara que no hi hagi partits i les estrelles estiguin descansant. Sempre ocupa espai en els mitjans de comunicació. El revers d’aquesta afirmació, tal vegada la lectura que hauria de preocupar, és observar el que no apareix, què és el que no es compta.



Organitzar i jerarquitzar les notícies, sobretot en premsa escrita, és una manera d’explicar més enllà del que es diu. Quina informació obre un informatiu, què va amb titular a tota pàgina o que s’explica en un petit breu, què té foto i què es posa en pàgina senar no solen ser qüestions d’atzar, sinó decisions que tracten de traslladar a l’audiència l’important, la qual cosa hauria de preocupar-nos. Per això, la pregunta és: què s’està quedant fora?



I el futbol, insisteixo, sempre compta. No sols es queden al marge altres esports considerats minoritaris i la pràctica esportiva de les dones, sinó que els milers d’hores que el futbol apareix es podrien dedicar a parlar de literatura, de consum, de sobirania alimentària o de cinema, per dir alguna cosa.



Des de fa dècades, la gran majoria de les ràdios generalistes, incloses les públiques, dediquen al voltant d’una hora i mitja diària de la seva programació, com a mínim, a parlar de futbol. La comprovació és senzilla: encén la ràdio a la nit, pels volts de les 12, o sintonitza alguna emissora una tarda de cap de setmana. Hi ha poques alternatives. Si mesurarem això, ens emportaríem les mans al cap. A qui li interessa que el futbol masculí ocupi tant espectre radiofònic?



Des de fa tres o quatre uns anys s’han posat en marxa diverses iniciatives de l’estil #NoSinMujeres per a assenyalar aquells espais copats per homes, des de col·loquis i jornades, fins a programes de televisió. Quan arribarà això als programes esportius? Perquè encendre la ràdio a la nit és escoltar un grapat d’homes parlant sobre un altre grapat d’homes que donen puntades a una pilota. Les veus de dones són absolutament minoritàries, per no dir que són com una espècie exòtica. I, per descomptat, informar sobre esport femení continua sent una rara avis, malgrat que Iberdrola es marqui un pinkwashing de manual.



I a la tele, més del mateix. La periodista esportiva Paloma del Río, que fa anys que retransmet a TVE esports minoritaris i practicats per dones, ja ho va dir en 2016 en una entrevista amb Pikara Magazine: “Quan arriba el bloc d’esports d’un telenotícies, el 95 % és futbol, i el futbol el continuen fent majoritàriament els homes. És veritat que surten algunes dones, però també és veritat que el patró d’aquestes dones és que són noies molt maques encasellades en un determinat format. Estem acostumades a veure-les a peu de camp o bé presentant els esports en un telenotícies o informatiu; fora d’això hi ha poques”.



En un moment en el qual parlar de dones que ocupen llocs de poder ja no és noticiós (quina necessitat d’erradicar la síndrome de l’eterna pionera!), els programes de futbol, sobretot en ràdio (que cal no oblidar que són concessions públiques de l’espectre radiofònic), continuen sent un espai usurpat a altres històries silenciades.



 



Publicado originalmente en la Directa


Lee la traducción al castellano en Pikara Magazine

Israel sigue colonizando Palestina y también es asunto nuestro



    • El anuncio de la construcción de nuevas viviendas en los territorios ocupados de Palestina apenas ha tenido eco mediático, a pesar de que es una violación del derecho internacional
    • ¿Será viable desmontar todos los asentamientos y las infraestructuras cuando se logre el Estado palestino, recogido por la ONU desde 1947? ¿Por qué no se evita su construcción?

 

Israel ha anunciado que va a construir 4.500 nuevas viviendas en Cisjordania. 4.500 nuevas viviendas para unos 18.000 nuevos colonos, pero nadie dice nada. Apenas algún retuit. Ni un breve. Ni un anuncio por palabras. Nada.

Israel anuncia, como quien pregona los números de la lotería, que va a seguir violando impunemente el derecho internacional y los derechos humanos del pueblo palestino, pero no nos damos por aludidas. Hay que denunciarlo y exigir responsabilidades, porque si miramos para otro lado seremos cómplices.

La comunidad internacional, esa de la que en teoría formamos parte, lleva décadas ignorando al pueblo palestino, como si lo que allí ocurriera no nos afectara; como si el hecho de que se desoigan una y otra vez las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y la legislación internacional fuera una chiquillada.

Esto no es nuevo. Este texto, datado este abril de 2018, bien se podría haber escrito cualquier día de cualquier año desde la década de los 60 del pasado siglo. La hoja de ruta de Israel está escrita hace tiempo y la están llevando a cabo con la complicidad de muchos Estados que se vanaglorian hablando de democracia y libertades.

En 1948, el año de la Nakba, «la desposesión fue presenciada de cerca por representantes de la comunidad internacional», escribe Ilan Pappé, historiador israelí, en La cárcel más grande de la tierra. «Después de que hubieran actuado con impunidad, en 1948 no había ninguna razón para esperar ninguna reprimenda importante, ni obstáculos para llevar a cabo una similar política de limpieza étnica en junio de 1967», sigue. «Los empeños diplomáticos han permitido que Israel consolide y fortalezca su control de los territorios y de las personas que viven en ellos, al tiempo que disfrutan de inmunidad frente a la presión o reprobación internacional», añade.

Y así hasta hoy. Y hasta mañana. Porque aquí nadie dice nada. Porque aquí nadie mueve un dedo. «Los colonos y los asentamientos judíos se consideran aquí un medio para limitar el espacio de la vida de los palestinos y para reducir su número», anota también Pappé.

Visitar Cisjordania, territorio palestino ocupado, es contemplar, de manera aumentada, el ejemplo más claro de la discriminación, el racismo, la humillación y la inhumanidad. Es presenciar una tierra con dos realidades más que dispares, antagónicas: aquellos asentamientos que dejan ver zonas verdes y techos hermosos son colonias israelíes, vergeles en medio de la dureza de una tierra palestina confiscada, arrebatada de manera ilegal; mientras que si el marrón es el color que prima y en lugar de tejados hay tanques de agua para afrontar los cortes en muchos casos intencionados, no hay duda de que es un pueblo palestino sometido al control irracional del Ejército israelí.

Texto alternativoColonias israelíes en Cisjordania / M. A. Fernández


«Para llegar a muchos pueblos palestinos hay que dar vueltas por cuestiones de seguridad, porque cortan los accesos. Todos los pueblos tienen un control para ver la entrada y la salida. Israel siempre intenta ocupar las zonas más altas para controlar. Busca complicarnos la vida y complicarnos los movimientos, mientras que para los colonos se facilitan todo tipo de carreteras», narra Kalah Khawaja, integrante del colectivo Stop the Wall. Carreteras que, por supuesto, sólo puede usar la población israelí. «Los sudafricanos dicen que ni en los peores años del apartheid tenían carreteras para blancos y carreteras para negros», apunta Xavier Abu Eid, asesor del equipo negociador de la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), en uno de los encuentros de la delegación organizada por Sodepaz que visitó Cisjordania el pasado junio.

Recientemente, la organización israelí Kerem Navot ha presentado un informe en el que denuncia los métodos con los que Israel confisca tierras palestinas en Cisjordania: alegando cuestiones de seguridad y militares, acapara tierras para luego construir viviendas y barrios para población colona.

En la actualidad, en Cisjordania hay unos 800.000 colonos, unos ideológicos y otros por motivos económicos (reciben ayudas y subvenciones por ir a vivir allí), llegados de diversos países de Europa y América. Muchos son violentos.

El centro histórico de Hebrón, una de las ciudades más antiguas habitadas de manera constante, está vacío. La población no pudo soportar cómo la gente de los asentamientos situados en la zona alta les hacían la vida imposible: basura, aceite hirviendo, agua sucia y cigarros encendidos, entre otras atrocidades, pudieron en este caso con la resistencia palestina. En otros lugares, «los colonos tiran sus aguas residuales a terrenos palestinos para matar los árboles. Se busca matar la vida digna, obligarnos a quedarnos en casa», explica Khawaja. El último anuncio del hasta ahora primer ministro israelí, Benjamín Netanyahu (que están intentando formar gobierno tras las elecciones del día 9 de abril), adelanta que la población colona seguirá aumentando y también el Ejército que la protege: en Cisjordania, es decir, fuera del Estado de Israel, hay algo más de 50.000 soldados, un cálculo que repiten varias fuentes.

 

¿Dos Estados?

La construcción de nuevas casas para colonos en territorio ocupado y el silencio de la comunidad internacional, se podría decir de la Unión Europea, demuestra el cinismo con el que se defiende la solución de dos Estados. ¿Será viable desmontar todos los asentamientos y las infraestructuras cuando se logre el Estado palestino, recogido por la ONU desde 1947? ¿Por qué no se evita su construcción?

Abu Eid lo tiene claro: «Está bien repetir la solución de dos Estados, nadie se va a beneficiar más del fin de la ocupación que nosotros, pero cuando uno ve sobre el terreno lo que pasa, entiende que no se toman las decisiones necesarias para que se implementen los dos Estados. Los que dicen apoyar la solución de dos Estados, incluida España, deben hacer que los dos Estados sean viables y para eso se deben poner en términos positivos: incentivar y desincentivar. La responsabilidad debe caer en la comunidad internacional, que decidió crear el Estado de Israel hace 70 años y que hasta ahora no ha hecho absolutamente nada por implementar el Estado de Palestina, la otra parte de esa resolución«.

Soraida Husein, del Comité Técnico de Asuntos de las Mujeres (WTAC, por sus siglas en inglés), es muy clara: «Que se largue la ocupación y que todo el dinero europeo se vaya a otra cosa. A nosotros no nos importan los centavos europeos, que se lo den todo a los israelíes si es condición para que se vayan. Podemos edificar nuestro eEstado, nos va a costar, pero lo podemos hacer». ¿Y si les apoyamos aunque sea no mirando para otro lado?

 

Publicado originalmente en +Pikara

Israel sigue colonizando Palestina y también es asunto nuestro

11-04-19M.A. Fernández
Pikara Magazine

Israel ha anunciado que va a construir 4.500 nuevas viviendas en Cisjordania. 4.500 nuevas viviendas para unos 18.000 nuevos colonos, pero nadie dice nada. Apenas algún retuit. Ni un breve. Ni un anuncio por palabras. Nada.

mundo desplazados.orgIsrael sigue colonizando Palestina y también es asunto nuestro
(Pikara Magazine, 11-04-19, Palestina)

Escribir es siempre protestar

septiembre 18M.A. Fernández
Pikara Magazine

Seguramente no seamos las primeras en dar la última resolución judicial ni en publicar la decisión política más reciente que tanto afecta a nuestras a vidas, pero las prisas por los primeros tiempos no nos preocupan en exceso.

mundo desplazados.orgEscribir es siempre protestar
(Pikara Magazine, septiembre 18)

Escribir es siempre protestar

M.A. Fernández

Ana María Matute lo tenía claro. La frase que da título al editorial ha filtrado durante semanas la luz que entraba a la redacción de Pikara. Ilustrada en una esquina del escaparate, la contundencia de la afirmación me ha cautivado.



Como medio de comunicación, Pikara Magazine es un espacio de protesta, de crítica, de creatividad, de cuestionamiento de los poderes y de sus estructuras; también de aprendizaje. Unas lo hacemos con artículos periodísticos, otros con fotos, hay quien opta por los artículos de opinión, algunas son más de entrevistas, las hay que ilustran, otras se encargan de tareas invisibles pero imprescindibles, como responder los e-mails, mover las redes sociales, o grabar vídeos promocionales. La protesta es nuestra vitamina. La autorrevisión constante, nuestro bálsamo.



Abrir la mirada y reformular las preguntas son, desde mi punto de vista, los principales aportes de Pikara a un panorama mediático diverso y donde cada vez aparecen más pinceladas feministas. En un año en el que la huelga y la manifestación del 8M desbordaron las previsiones e hincharon de esperanza a muchas compañeras, el manifiesto “Las periodistas paramos” nos recordó la importancia de una profesión que debe ser, por definición, contrahegemónica. Es una alegría leer textos con enfoque feminista en otros medios, reconocer que la apuesta lanzada hace ocho años iba bien encaminada, que las historias se pueden contar de otro modo, y que hay otras muchas más cosas que narrar: ¿qué es noticia?, ¿quién es fuente experta?, ¿quién puede escribir? En pleno auge de contenidos feministas, Pikara sigue apostando por la reflexión, por la pluralidad, por ampliar las voces y por ser periferia. La familia Pikara cada vez es más grande y los matices de cada una enriquecen nuestras narrativas. La aparición de medios como La Poderío, Lisístrata o Amazonas nos hace el viaje más ameno y acogedor.



Seguramente no seamos las primeras en dar la última resolución judicial ni en publicar la decisión política más reciente que tanto afecta a nuestras a vidas, pero las prisas por los primeros tiempos no nos preocupan en exceso. Apostamos por el reposo, porque la exigencia de la inmediatez nos resta reflexión y profundidad. Y es que muchas de nuestras historias te contarán cosas que no conocías o, sencillamente, te generarán nuevos interrogantes. ¡Qué sería de la vida y del periodismo sin preguntas!



Más allá de los contenidos, el feminismo que lleva practicando Pikara Magazine desde su nacimiento en noviembre de 2010 está en las entrañas: en la apuesta por lo colectivo, por la horizontalidad, por las decisiones compartidas, por la ausencia de jerarquías, por los cuidados; por ser un espacio donde todas podemos tener cabida, y crecer o decrecer, y experimentar. Por sumar y enriquecernos. Por cooperar y compartir, nunca competir.



La idea de tejer, en su sentido más vasto, envuelve este número en papel, el sexto. Hablar de redes e hilos puede dar para mucho. #TejerSinPatrón es más que una declaración de intenciones o un ideario. #TejerSinPatrón puede ser una evocación de aquellas tardes en el pueblo, sentada en la puerta con mi abuela, mi madre y las vecinas, cuando cada una hacía sus labores: desde remendar, hasta enristrar pimientos, pasando por bordar un mantel y por leer. Tejer es una válvula de escape, una sanación, un encuentro, un compartir, un entretenimiento, un aprender, un anhelo, un revivir. Quizás merezca un tirón de orejas por no prestar atención en su día a los aprendizajes familiares porque, a pesar de mi inquietud por aprender y conocer —ésa que me llevó a ser periodista— siempre ignoré las enseñanzas que venían acompañadas de aguja, hilo, dedal y acerico. ¿Y si coser también es una manera narrar?



#TejerSinPatrón es una forma de ser y de estar, de experimentar, de ejercer una profesión, un oficio, una pasión, o de defender una causa. Miremos hacia afuera, cuestionémonos hacia adentro, cosamos, remendemos, preguntemos, escribamos. Protestemos.



Publicado originalmente en el número 6 de Pikara Magazine

Face
Twitter